La Reserva Federal lanzó el jueves un nuevo y agresivo programa de estímulo, en el que se compromete a comprar 40.000 millones de dólares en deuda hipotecaria por mes y a seguir tomando activos hasta que mejore sustancialmente el panorama para el empleo en Estados Unidos.
 
En un cambio significativo para el rumbo de la política monetaria, la Fed ató sus compras de bonos a las condiciones económicas, una decisión que generará controversia entre sus críticos.
 
"Si el panorama para el mercado laboral no mejora sustancialmente, el comité seguirá con sus compras de títulos de agencia respaldados por hipotecas, realizará compras adicionales de activos y empleará sus otras herramientas según sea apropiado hasta que se alcance tal mejora, en un contexto de estabilidad de precios", dijo la Fed en su comunicado.
 
En una medida adicional que refleja la preocupación de la Fed por la salud de la economía estadounidense, los funcionarios del banco central dijeron que probablemente no subirán las tasas de interés, desde sus actuales niveles excepcionalmente bajos, hasta mediados del 2015.
Anteriormente, la Fed había dicho que podría subir las tasas a fines del 2014.
 
La decisión llega en medio de un amplio cuestionamiento sobre la probable efectividad de las medidas, entre otros, del candidato presidencial republicano, Mitt Romney.
 
La nueva ronda de compra de bonos se suma a los 2,3 billones de dólares en bonos del Gobierno estadounidense y deuda relacionada con hipotecas que la Fed ya posee.
 
La nueva decisión es incluso más grande de lo que muchos inversores habían anticipado dada su naturaleza abierta y vinculada a la evolución del desempleo.

 

DESACELERACION
El crecimiento de la economía estadounidense se ha enfríado en el segundo trimestre al llegar a una tasa de un 1,7 por ciento anual. Los analistas no creen que eso vaya a mejorar sustancialmente.
 
La economía estadounidense creó sólo 96.000 empleos el mes pasado, menos de lo necesario para seguir el ritmo de expansión de la población. Aunque la tasa de desempleo bajó a 8,1 por ciento, el fenómeno se debio a que muchos estadounidenses dejaron de buscar trabajo.
 
A las 1800 GMT, la Reserva Federal entregará nuevas proyecciones de crecimiento económico y desempleo, que podrían ser más débiles, lo que ayudaría a respaldar las razones de su decisión.
El presidente de la Fed, Ben Bernanke, comentará la decisión durante una conferencia de prensa a las 1815 GMT.
Tagged with:  

Leave a Reply